Traslado de la Planta de Residuos: la herencia de Ongarato al próximo gobierno

Editoriales 17 de junio de 2022 Por Redacción Cerro 21
El tiempo que llevó resolver el corte encabezado por la Comunidad Nahuelpan en la Planta de Tratamiento de Residuos, volvió a demostrar la escasa capacidad del Municipio para gestionar los reclamos sociales. Pero además, por no llegar a un acuerdo a tiempo, la discusión por la contaminación se transformó en un acuerdo para el traslado de la misma. ¿Un compromiso financiero que Ongarato le deja al próximo gobierno?

327453_crop_205639_slider
Esta semana, la discusión de la política local estuvo centrada en el bloqueo de la entrada a la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos de Esquel. La protesta encabezada por la Comunidad Mapuche–Tehuelche Nahuelpan, dejó nuevamente en evidencia la escasa capacidad del Gobierno local para resolver los reclamos sociales.

La demanda se remonta a los tiempos de la instalación de la Planta de GIRSU en lugares cercanos a las tierras de la Comunidad, por el año 2009. Sin embargo, con el resultado de las pericias realizadas por Oficina de Delitos Ambientales de la Policía Federal en octubre del año pasado, que demostró la contaminación existente en el suelo y el agua de la zona, además de los problemas derivados con voladuras de bolsas y efectos en los animales, las denuncias tomaron mayor volumen, exigiendo respuestas urgentes por parte de las autoridades locales.

Desde marzo a la fecha, con reuniones inconducentes y cansados de esperar respuestas concretas de los funcionarios, la Comunidad eliminó al Municipio como un interlocutor válido para resolver sus demandas.

El rol de la Secretaría de Ambiente

El encargado de mediar con los pedidos de la Comunidad era el secretario de Ambiente del Municipio, Daniel Hollman, que siempre se mostró reticente a dar lugar los reclamos de los vecinos de la región, argumentando que las pericias “no eran concluyentes”. 

1646704723212
Pero, además, esta semana Hollman le imprimió un tinte político a la discusión, dejando de lado la cuestión ambiental. En declaraciones a la prensa, señaló que el reclamo estaba ligado a una línea de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), tratando de deslegitimar las exigencias de la Comunidad. No era de extrañar que, quién también es presidente del Pro en la localidad, le haya hecho un guiño al posicionamiento de sus jefes políticos nacionales, como la exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que ante cualquier reclamo de los sectores populares intenta criminalizar la protesta.

Uno de los últimos funcionarios del Pro que le quedan al intendente Sergio Ongarato en su gabinete, en su afán del rédito político, dejó a los vecinos tres días sin servicio de recolección de residuos por su limitada habilidad para mediar con las demandas.

Del reclamo por contaminación al traslado de la Planta

Era de esperar que, con los embates sufridos en el último tiempo – con el millonario alquiler que nunca fue utilizado, la responsabilidad en el desmanejo de los fondos del Municipio y la interna develada entre la UCR y el PRO –, la gestión de Ongarato mostrara cada vez menos posibilidad de maniobra para sortear los distintos conflictos que fueran surgiendo.

Por no tener un “Plan B” – como lo expresó Hollman – el intendente tuvo que elevar un pedido de intervención al Gobierno provincial y nacional, por un corte protagonizado por una decena de manifestantes que le venían exigiendo hace varios meses acciones urgentes para resolver los problemas ambientales en la zona de la Planta de Residuos. 
Acuerdo-entre-Gobierno-del-Chubut-y-Comunidad-Nahuelpan-2Cerca de cumplirse 72 horas del bloqueo, el problema terminó con la intervención del ministro de Ambiente de la provincia, Roberto Juré, con quien acordaron avanzar “directamente” con el cierre y el traslado de la Planta

Una medida drástica a la que se arribó por no enfrentar los conflictos y los reclamos en su justo momento. Algo similar con lo ocurrido con el polémico alquiler que, por no actuar a tiempo, le costó a los esquelenses el uso de cerca de $3.000.000 de sus impuestos. No es incapacidad política, es desidia programada. 

La futura herencia de la gestión Ongarato

El miércoles por la mañana, con el arribo del ministro de Ambiente de la provincia, Roberto Juré, se realizó una cumbre de urgencia entre el funcionario y los intendentes de Esquel, Trevelin y del Parque Nacional Los Alerces. En la reunión se barajaron las distintas alternativas que tenían a disposición para destrabar el problema y acordaron que se podría llevar a cabo el traslado de la Planta de Residuos. Finalmente, en diálogo con los representantes de la Comunidad, fue la carta utilizada para negociar el levantamiento del corte, con el pacto de conformar una mesa de trabajo para avanzar con el cierre y el traslado de la misma
Acuerdo-entre-Gobierno-del-Chubut-y-Comunidad-Nahuelpan
Si bien la medida pudo haber resuelto el inconveniente en lo inmediato, también habría que observar los problemas que tendrá a futuro

Sabiendo que el mandato de Ongarato finaliza dentro de un año y medio, haber asumido el compromiso de trasladar la planta – al menos - es un acto irresponsable. Siendo realistas, la creación de un nuevo centro de tratamiento de residuos urbanos para la zona, con el tiempo necesario para conseguir los recursos y realizar las obras, demandará al menos unos 2 años y medio.

En ese marco, el acuerdo no sólo es engañoso para la Comunidad Nahuelpan, sino que asumió un compromiso por adelantado que pondrá en juego recursos financieros de la próxima gestión del Municipio por un problema que no pudo resolverse a tiempo.

Sea de la bandera que sea, el próximo Gobierno de Esquel va a tener que convivir con la “pesada herencia” de la gestión Ongarato.

Te puede interesar