Austin arremetió contra Williams por la crítica sobre la Planta de Residuos

Editoriales 24 de junio de 2022 Por Redacción Cerro 21
Austin tomó la posta y contestó las criticas de Williams por el manejo de la Planta de Residuos durante la gestión de Ongarato. El presidente del Concejo Deliberante se plantó y arremetió contra en exintendente: "Una persona de la edad de mi papá, debería aportar desde el lugar de la construcción y no para destruir”,

Williams-Austin
El titular del Concejo Deliberante de Esquel, Diego Austin, salió a defender la gestión de Ongarato y cruzó al exintendente Rafael Williams por sus críticas sobre el abandono de las políticas de tratamiento de residuos en la ciudad. “Una persona de la edad de mi papá, que está jubilada, [debería] aportar desde el lugar de la construcción y no para destruir”, enfatizó el concejal.

En medio de las polémicas sobre la situación en la Planta de Tratamiento de Residuos, el diputado Williams había reivindicado el funcionamiento y las medidas de concientización, separación y recolección aplicadas durante su gobierno, en oposición a las políticas de “vaciamiento” que habría llevado adelante el Municipio bajo el mandato de Ongarato. “Uno construye algo en la vida para que a futuro estemos mejor y viene otro y lo destruye”, señaló el funcionario.

Las diferencias entre Ongarato y Williams en la cuestión de políticas de tratamiento de los Residuos Sólidos Urbanos en la localidad, también se remontan al mandato de Raúl Ignacio Páez al frente de la Planta de Residuos. Paéz, que fue el responsable durante la gestión del peronista, continuó a cargo de la misma en el gobierno del radical, hasta que en 2019 decidió presentar su renuncia “por falta de recursos” para llevar adelante su trabajo. “No puedo permitir que me paguen el sueldo para tirar la basura en el suelo”, había expresado en su momento. 

Con ese escenario de fondo, a pedido de su jefe político, en una entrevista realizada por FM Del Lago, Austin se plantó y arremetió contra Williams, marcando las dificultades que dejó la gestión del actual diputado provincial. “Lo que vendía como Planta modelo, nunca fue así”, indicó el concejal. E inmediatamente expresó: “podríamos enumerar la compra de una adoquinera, la destrucción ambiental que se hizo en la cascada, esos también han sido desaciertos”.

Traslado

Las expresiones de Williams estaban vinculadas al problema que paralizó la localidad la semana pasada, cuando la Comunidad Nahuelpan bloqueó el acceso a la Planta de Residuos por la contaminación que provocaría en el suelo y el agua en la zona donde viven. Luego de tres días de conflicto, con la llegada del ministro de Ambiente de la provincia, los intendentes de Esquel y Trevelin sellaron acuerdo para trasladar la Planta hacia otro lugar.

En ese marco, Williams señaló que “cualquier Planta, en el lugar que se la ubique, sea esta u otra, terminará generando un impacto negativo si se la maneja mal”. Y Austin le devolvió las gentilezas, indicando que “es muy fácil hablar desde la tribuna”.

Responsabilidad compartida

El desfinanciamiento en la Planta de Residuos es un problema regional, que incumbe a Esquel, Trevelin y el Parque Nacional Los Alerces. Por eso algunas voces del oficialismo también apuntan responsabilidades a la gestión de Ingram, que mantiene una deuda cercana a los $13.000.000 con el Municipio esquelense, que podrían haberse utilizado para realizar acciones preventivas y mejorar el tratamiento de los residuos urbanos, evitando la contaminación y – uno de los mayores reclamos – la voladura de bolsas.

No hay excusas que alcancen. La responsabilidad de cuidar el ambiente y gestionar uno de los servicios esenciales de los vecinos de la zona, es una obligación de los municipios. De nada vale pasarse la pelota entre las intendencias, buscando pretextos sobre dónde quedaron estancadas las notificaciones desde hace un año para cumplir con los convenios pactados. Trevelin debe pagar lo que le debe a Esquel por ser la ciudad que en donde se emplaza y sostiene la planta. Tanto Ongarato como Ingram deben dar respuesta por la extensión de un conflicto por falta de voluntad de ambos y que terminó en un acuerdo impropio y desmesurado.

La desidia genera un gran costo

Con los tiempos que tiene la política, difícilmente el traslado de la Planta de Residuos se pueda realizar a corto plazo. Los más optimistas señalan que la construcción de un nuevo centro, con la compra del terreno y las obras necesarias, hoy en día tendría un costo cercano a los $800 o $1000 mil millones de pesos.

Una cifra irrisoria para los presupuestos que tienen los Municipios de la región. Por eso, algunos sostienen que la promesa que los intendentes asumieron con los vecinos de la Comunidad Nahuelpan encubre un gran engaño, porque es imposible solucionar el tema en lo inmediato (o ni siquiera durante el próximo año). Se deben realizar las gestiones pertinentes al Estado Nacional y Provincial y esperar a tener alguna respuesta favorable para, aunque sea, empezar a bosquejar el proyecto.

En ese marco, la medida extrema a la que se arribó, es el legado que deberá ser enfrentado por las próximas gestiones de los Municipios.

Te puede interesar