Falleció una nena de Cerro Centinela por Hantavirus

Locales 14 de julio de 2022 Por Redacción Cerro 21
El Ministerio de Salud informó que la nena de 8 años que se encontraba internada de urgencia en el Hospital de Esquel, falleció a causa de Hantavirus.

1561086443554
El Ministerio de Salud de la provincia, informó el miércoles que la causa del fallecimiento de la nena de 8 años fue por Hantavirus. La confirmación del caso, se efectuó desde el Servicio de Pediatría y el Laboratorio del Hospital Zonal de Esquel. 

La nena vivía con su familia en la comuna rural de Cerro Centinela y días atrás había comenzado con síntomas compatibles con la enfermedad que no fueron tratadas a su debido tiempo en el Hospital Rural de Corcovado. A no observarse evolución favorable, sus padres decidieron trasladarla hasta Esquel para que la atendieran en el nosocomio local. 

Al respecto, la directora provincial de Patologías Prevalentes y Epidemiología, Mariela Brito, explicó que la paciente había ingresado el martes al Hospital con un cuadro de "gravedad sistémica", y precisó que “luego, en la evolución, presentó un shock cardiogénico que no se revirtió, a pesar del tratamiento de sostén instaurado en la Terapia Pediátrica, ocurriendo su deceso en la mañana del miércoles”.

“Actualmente, los equipos locales de Epidemiología, en conjunto con otros servicios, se encuentran trabajando activamente en la coordinación de acciones de control de foco de esta enfermedad, identificando los riesgos ambientales y efectuando las indicaciones de aislamiento a los contactos estrechos del caso”, explicó Brito.
Asimismo, la referente provincial destacó que en este momento los equipos de salud de la zona también “están trabajando en lo que es el abordaje y la contención de la familia, acompañándola en tan difícil momento”.

Características de la enfermedad

Los hantavirus se transmiten fundamentalmente por la inhalación de aerosoles cargados de virus provenientes de heces, orina y/o saliva de roedores infectados.

Otras posibles vías de transmisión son: contacto con excrementos o secreciones de ratones infectados con las mucosas conjuntival, nasal o bucal, o mordedura del roedor infectado. También existe evidencia de transmisión aérea de persona a persona.

El síndrome cardiopulmonar por hantavirus puede presentarse como un cuadro leve con un síndrome febril inespecífico o llegar hasta la manifestación más grave con insuficiencia respiratoria grave y shock cardiogénico.
Los primeros síntomas son similares a un estado gripal: fiebre 38°C, dolores musculares, escalofríos, cefalea, náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea sin compromiso de vías aéreas superiores.

Si bien es difícil de precisar, el período de incubación fluctúa entre 7 y 45 días, por ello son relevantes las acciones de control de foco de contactos estrechos de un caso positivo así como las acciones ambientales preventivas, a fin de evitar la aparición de casos secundarios.

Te puede interesar