Ongarato, entre el desmanejo de fondos y la búsqueda de la reelección

Editoriales 01 de noviembre de 2022 Por Redacción Cerro 21
Con la aprobación de la Legislatura del proyecto para habilitar la reelección de intendentes en las localidades sin Carta Orgánica, Ongarato allanó el camino para aventurarse en una nueva candidatura. El intendente confesó que ya se encuentra en debate familiar. Sin embargo, antes de avanzar en su candidatura, deberá sortear las enormes desprolijidades administrativas y financieras en el Municipio esquelense.

Onas
La aprobación por parte de la Legislatura provincial del pedido realizado por Sergio Ongarato al Gobernador para habilitar la re-reelección de jefes comunales en las localidades sin Carta Orgánica, dio algo de oxígeno a la desgastada gestión del intendente esquelense. Con la excusa concretar proyectos que quedaron en el tintero “a causa de la pandemia”, el arquitecto se anotó un poroto y allanó el camino para tratar de retener el control del Municipio. 

Esta semana, luego de la conferencia de prensa donde presentaron una nueva aplicación de gestión de turnos y trámites, Ongarato indicó que se encuentra analizando “familiarmente” el escenario para avanzar en una tercera elección de la jefatura municipal. 

Sin embargo, el mayor obstáculo que se le presentará a Ongarato para posicionarse como candidato, es tratar de sortear la enorme cantidad de demandas sin resolver y los recurrentes problemas en el manejo de los fondos públicos.

En efecto, en casi 7 años de gobierno, el intendente estuvo varias veces en el ojo de la tormenta. Solo pensar en el revuelo generado a raíz del gasto de $3 millones de pesos por el alquiler de un edificio que nunca fue utilizado, o la polémica del robo de cerca de $2 millones de pesos de los fondos de la Terminal de Ómnibus, a las que se le suman las reiteradas multas por el retraso en la presentación de los movimientos financieros del municipio frente al Tribunal de Cuentas de la provincia.

En ese marco, algunas voces entienden que la nueva candidatura de Ongarato - más que voluntad personal de encarar un proyecto político - se trata de una cuestión de supervivencia, dado a que desconfían que de las desprolijidades en el manejo de los fondos públicos ocurridas bajo su mandato, apenas un puñado han salido a la luz.         

Cuentas sin rendir

En esa línea, en los últimos días trascendió una nueva irregularidad en el Municipio: bajo la resolución N°130/2022, el Tribunal de Cuentas de la provincia exhortó a Ongarato y a la secretaria de Hacienda, Maria Paula Newirth, a presentar el balance de fondos de abril y mayo de 2022. De no cumplimentarse el pedido, tanto el intendente como la funcionaria serán multados y deberán responder a la pena con su propio patrimonio. 

WhatsApp Image 2022-10-31 at 11.42.23 (1)

Cada multa del organismo equivale al valor de 2 módulos de la Administración Pública Provincial (art. 18 de la Ley V – 71°), que individualmente tienen un costo cercano a los $35.500 pesos, a los que se suman las penalidades (50% del módulo) por no responder a las solicitudes y comunicados en tiempo y forma.

No obstante, en los asientos administrativo N°163, 164 y 165/22 del TC, se observa que tampoco se han presentado el balance del mes de junio de 2022 y aún se adeuda la rendición anual del período fiscal 2020. De esta forma, la penalidad para el intendente y su funcionaria rondarían los $200.000 pesos, los cuales – dudosamente – saldrán de sus propios bolsillos y serán los contribuyentes quienes – nuevamente - serán afectados por el desmanejo de fondos en el Municipio esquelense.

Manchas

Pero, sumado a ello, la próxima semana se llevará a cabo la resolución judicial de la “Causa Terminal de Ómnibus”, una de las mayores manchas de la gestión de Ongarato. Recordemos que la causa involucra a la exfuncionaria del Municipio, Andrea Rowlands, quien fue imputada por malversar cerca de $2.000.000 de pesos provenientes de los pagos en efectivo que las empresas de micros realizaban por el alquiler de las oficinas de la terminal y que jamás ingresaban a las arcas del municipio. 

Aunque Rowlands es la única acusada por el hecho, hay quienes sospechan que el “desfalco” jamás podría haberse realizado sin la colaboración de un alto funcionario por la cantidad de controles que deberían ser sorteados para perpetrar el ilícito. En ese sentido, también generó desconfianza que, apenas tomara estado público, la primera persona que salió a realizar la denuncia fue el propio intendente junto a su ex mano derecha, Matías Taccetta, como si encabezando el reclamo pudiera “tapar” las desprolijidades del caso.

Te puede interesar