El gobierno nacional recupera la planta de agua pesada más grande del mundo

Economía 16 de mayo de 2023 Por Redacción Cerro 21
La actividad de la PIAP fue suspendida por Macri en 2017 y obligó a tener que importar agua desde Rumania. El destino de la producción es para abastecer las centrales nucleares.

Con una inversión de 20.000 millones de pesos, el gobierno nacional decidió recuperar la planta de agua pesada localizada en la provincia de Neuquén que se encuentra paralizada desde 2017.

La suspensión de actividades en la PIAP dispuesta por el Gobierno de Mauricio Macri obligó a tener que importar agua pesada desde Rumania el para la operación de las centrales argentinas nucleares argentinas.

Se trata de la planta de agua pesada más grande del mundo. Tiene capacidad para abastecer las 485 toneladas que se necesitan para garantizar la provisión de agua pesada para las centrales Atucha I, Atucha II y Embalse, hasta el fin de su vida útil.

La PIAP es propiedad de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y es operada por la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería (ENSI), una sociedad compuesta en un 51 por ciento por esa provincia y en un 49 por ciento por la propia CNEA, que tiene a su cargo el contrato de mantenimiento de las instalaciones. Aún así, la obra para la reactivación de la producción de la planta, va a llevar de 20 a 30 meses.

 "No se trata solamente de impartir recursos, sino también de impartir de manera inteligente los recursos para generarle fortaleza y músculo al Estado en su investigación, en el desarrollo de valor agregado y en el fortalecimiento de reservas" sostuvo Massa. A su turno la secretaria de Energía, Flavia Royón sostuvo que "esta planta es un hito y pone en valor todo el conocimiento argentino en materia de energía nuclear". 

Te puede interesar